Entradas

Para que el alimento pueda ser utilizar adecuadamente por nuestro cuerpo hace falta que la digestión funcione de la mejor manera posible. Si el proceso digestivo está comprometido de alguna manera, no podremos sacar partido de los alimentos, por muy equilibrados y naturales que sean. Una manera sencilla de potenciar la nutrición es comer regularmente alimentos fermentados.

El proceso de fermentación es en cierto modo mágico; hay una transformación del alimento, de sus componentes, que hace que se vuelva más rico en algunos nutrientes y que adquiera propiedades que no tenía el alimento de origen. De este modo el alimento fermentado contiene:

  • Enzimas digestivas. Las enzimas digestivas tienen la función de romper el alimento porque lo podamos absorber. El alimento fermentado aporta una dosis “extra” de estas enzimas (que se segregan de forma natural a lo largo del aparato digestivo).
  • Bacterias beneficiosas para la salud de nuestros intestinos; es decir actúa como probiòtic.
  • Vitaminas, sobre todo del grupo B y C que se sintetizan en el proceso de fermentación y que no estaban originalmente en el alimento.

Quiero matizar una cosa; no todos el tipo de fermentados son igualmente saludables. La fermentación alcohólica (whisky, vino, cerveza) o la acética (vinagres), no comporta para nada estos beneficios. La que sí nos interesa es la fermentación láctea (que no tiene nada que ver con los lácteos, sino con que en el proceso se sintetiza ácido lácteo.

Me parece mucho interesando el poder aportar cada día a nuestro plato algún tipo de alimento con esta fermentación. Algunos de los más sencillos de encontrar o de hacer son los adobados o pickles de verduras (por ejemplo el xucrut, que es col fermentada); los puedes encontrar en tiendas de productos naturales; en las tiendas convencionales es muy probable que traigan azúcar o vinagre (los pepinos por ejemplo) por el que se ven anuladas sus propiedades. Otro abanico de productos son los fermentados derivados de la soja como el tempeh, el shoyu, la sala de soja y el miso. Este último además tiene un alto contenido de aminoácidos, proteínas de fácil digestión y minerales; aumenta la vitalidad, ayuda a eliminar la radiación del cuerpo y favorece la concentración (sólo hay que tener cura que no hierva porque no se pierdan sus propiedades).

Comer un poco de alimento fermentado es un hábito fácil de incorporar, no requiere mucho esfuerzo y aporta muchos beneficios a tu digestión y a tu salud.

Fuente: Bio Eco Actual

Eii! Como va eso?? Espero que bien! 🙂 Hoy os traigo un artículo sobre los Germinados y sus grandes beneficios, y es que a estos si que podemos llamarles Superalimentos con todas las letras! Sigue leyendo y ya lo verás 😉

Los germinados de semillas y granos nos aportan una gran variedad de beneficios nutricionales y son ideales para mantener unas condiciones de salud óptimas. Los germinados son uno de los mejores alimentos que podemos encontrar, aunque no son muy conocidos por la gran mayoría de gente, teniendo en cuenta los beneficios nutricionales que aportan a la salud, todos deberíamos incluirlos en nuestra dieta.

Los germinados se forman por el desarrollo del embrión de la semilla o grano en el proceso de convertirse en una planta adulta. Empieza cuando el embrión se hincha y la cubierta de la semilla se rompe. Para que este proceso tenga lugar y las semillas germinen hace falta que se den unas condiciones ideales de temperatura, oscuridad y humedad.

Muchas semillas y granos, a pesar de su potencial nutricional, no pueden ser ingeridas crudas sin ser sometidas a tratamiento previo. Esto es debido a los compuestos naturales que las protegen, como el ácido fítico y los inhibidores enzimáticos, que causan estragos en nuestro sistema digestivo. Son conocidos como antinutrientes.

El ácido fítico impide la absorción del calcio, el magnesio, el hierro, el cobre y el zinc en nuestro sistema digestivo, e inhibe las enzimas digestivas amilasa, tripsina y pepsina. Los inhibidores enzimáticos intervienen en la digestión haciendo que las enzimas digestivas se vean bloqueados, no pudiendo digerir ni absorber nutrientes de los alimentos. La germinación, inactiva y neutraliza los antinutrients, activa y multiplica los nutrientes como las vitaminas A, B y C, neutraliza los inhibidores enzimáticos y facilita el desarrollo de las enzimas digestivas.

Los germinados son verdaderos superaliments. Entre sus numerosos beneficios para la salud se incluyen presentar altos niveles de fibra dietética, puesto que aumenta el contenido y se hace más disponible; de vitaminas del complejo B, concretamente la germinación aumenta las vitaminas B2, B5, B6 y ácido fòlico; de enzimas digestivas; de antioxidantes, como la vitamina C, E, betacaroteno y ácido ferúlico. Aumenta la disponibilidad del fósforo, calcio, hierro, zinc y magnesio, y el contenido de ácidos grasos esenciales.

Con la germinación los granos y semillas se vuelven más fáciles de digerir y descomponer en sus nutrientes esenciales y se mejora la absorción. Si eres vegetariano, vegano o sencillamente quieres consumir más nutrientes y de mejor calidad, la germinación es tu opción! 😉

Fuente: Bio Eco Actual

Hola? Hay alguien ahí?… Eooo! Si si, soy yo! He vuelto! He estado muy liado este mes con el Inglés, me apunté a una academia para obtener el nivel B2 y estuve haciendo un intensivo de cara al examen del 4 de Noviembre, así que no he podido estar mucho por el blog, espero que me perdonéis! 😛

Pronto os traeré más recetas sanas y saludables para que sigáis disfrutando de platos ricos y sanos, pero de momento hoy os traigo un artículo aprovechando una anécdota que me encuentro habitualmente en mi día a día en el momento de explicar como me alimento:

AMIGO: Bueno pero _____ (póngase aquí bollería, galletas, donuts, cualquier cosa con azúcar) puedes comer no?
YO: No amigo, no como de eso tampoco.
AMIGO: Porqué? Si es vegetariano/vegano.
YO: Ya, pero no significa que sea saludable.

Después de decirles eso, suele seguir una cara de “pero que dices ahora” y entonces les explico los efectos nocivos que el azúcar acarrea para nuestro organismo.

Las campañas publicitarias se encargaron de darle esa fama de “alimento saludable” para nuestro cuerpo, incluso decían, para más inri, que era bueno para el cerebro! Ahora se ha visto que es todo lo contrario, incluso disminuye tu intelecto, aunque todavía haya gente, como abuelos/as y padres/madres que siguen en sus trece.

El azúcar es uno de los comestibles más ampliamente utilizados en nuestra sociedad con repercusiones nocivas para la salud. Es un producto altamente refinado que no ha existido durante generaciones y que está exento de cualquier nutriente, solo aporta calorías vacías, i además tiene gran capacidad adictiva. De hecho se ha visto que en el cerebro el azúcar tiene efectos parecidos a la cocaína.

El azúcar blanco no se puede considerar como un alimento, ya que es una sustancia química pura, extraída de fuentes vegetales como la caña de azúcar o la remolacha, a las cuales se les extrae el jugo eliminando toda la fibra y las proteínas que forman el 90% de dichas plantas.

¿Cómo se hace el azúcar refinado?

Para dejar limpio el líquido que contiene el azúcar, se añade cal viva y es ahí donde esa reacción alcalina mata casi todas las vitaminas, luego se añade dióxido de carbono para acelerar la cal, este líquido azucarado pasa por tubos que lo separan de las impurezas. Luego viene otro tratamiento con sulfato de calcio y ácido sulfúrico para decolorar y dejarlo casi blanco.
El azúcar refinado no tiene proteínas, ni vitaminas, ni minerales, ni enzimas, ni microelementos, ni fibra, ni grasas con lo cual no aporta nada de nada a nuestro organismo.

¿Porqué no es bueno el azúcar refinado?

No es bueno porque, como hemos visto, no aporta ningún nutriente, únicamente aporta una “falsa” energía, ya que la composición en si es glucosa y fructosa. El problema es la manera en que la consumimos, porque las frutas y verduras, por sí mismas, también contienen su propio azúcar, pero al tener también fibra esta hace que se absorba lentamente, evitando así los picos de glucosa en sangre que si produce el azúcar refinado al no tener fibra.

Los edulcorantes químicos són igual o más dañinos que el azúcar refinado, pues aumentan el riesgo de cáncer, como el aspartame, la sacarina y ciclamatos, usados en la mayoría de productos “light”.

Diréis, “bah, no será para tanto” pues si amigos si, sino mirad lo que provoca el azúcar en vuestro cuerpo y juzgad vosotros mismos.

  • Nos desvitaliza, al no tener ningún tipo de nutriente nuestro cuerpo ha de robar vitaminas (sobretodo del grupo B) y oligoelementos de sus propias reservas para poder reequilibrar el organismo.
  • Acidifica el medio interno provocando que el cuerpo haya de robar calcio de los huesos, favoreciendo osteopenia y osteoporosis
  • Bloquea el metabolismo del magnesio afectando la formación de moléculas inmunoprotectoras de las que este forma parte.
  • Debilita el Sistema Inmunitario, disminuyendo la acción de los glóbulos blancos haciendolos propensos por bacterias, levaduras (cándidas) y parásitos.
  • Afecta el metabolismo de los lípidos y la salud cardiovascular (arteriosclerosis), aumentando el colesterol y lípidos sanguíneos y favoreciendo la oxidación arterial.
  • Engorda y no tiene nada de fibra con lo que facilita la aparición de divertículos en el colón.
  • Al absorber-se rápidamente produce picos de glucosa en sangre que van seguidos de sus respectivas bajadas; esta dinámica agota el páncreas produciendo descargas de insulina; dinámica que a su turno puede ser preludio de diabetes.
  • Agota el sistema nervioso produciendo cansamiento, debilidad, irritabilidad y agresividad.
  • Se ha visto que disminuye la capacidad intelectual y que afecta al estado de ánimo, con excitación física y mental seguida de depresión física y mental.
  • Otros síntomas relacionados son: caries, impotencia y eyaculación precoz, hiperacidez estomacal, retención de líquidos, alteración de la flora y del tránsito intestinal y activación de procesos inflamatorios.
  • El consumo intenso de azúcar en los niños puede ser el primer paso hacia el consumo de otras drogas.

La recomendación es clara amigos, evitar el consumo de azúcar; mirad bien las etiquetas de lo que compráis, mirad en TODOS los productos, os sorprenderá ver a que le echan azúcar estos sinvergüenzas, ei! que no os pillen con el “azúcar oculto” tampoco 😉

Hoy en día tenemos endulzantes naturales mucho más equilibrados como la Stevia (OJO! en hojas o pura, no el pseudoproducto que venden en los supermercados, no caigáis en la trampa 😉 ), está sería la mejor opción que hay, luego tendríamos la panela, las melazas o el azúcar de coco (aunque este último no es de mis predilectos ya que para obtenerlo acaban con la flor del árbol, dejando así inservible para siempre a ese árbol, que no podrá volver a producir más frutos más info), todos estos són mejores opciones que el azúcar refinado ya que mantienen sus propiedades beneficiosas para el cuerpo (vitaminas, minerales…) con lo que el organismo no se ve obligado a “robar” de sus reservas para reequilibrar la fórmula.

Tened en cuenta que al fin y al cabo sigue siendo azúcar, con lo cual, hay que tomar con moderación y en contadas ocasiones, ya que aunque contengan sus propiedades, al consumirlos siguen provocando picos de glucosa en sangre, uno más que otros según su Índice Glucémico (IG).

En este enlace os explican muy bien las diferentes opciones de edulcorantes naturales que hay.

Extra

Os dejo un documental muy recomendable emitido por La 2 de TVE donde muestran todo el “tinglado” que hay montado detrás del azúcar, realmente es para echarse las manos a la cabeza…

Más información

Si queréis indagar más en el tema os dejo unos links donde explican con más detalle la historia, el proceso y todo lo que hay detrás de este veneno.

http://www.lavidalucida.com/la-verdad-detras-del-azucar-el-dulce-2.html

http://curacancernatural.org/razones-de-peso-para-no-consumir-azucar-blanco/

http://www.gominolasdepetroleo.com/2014/12/el-mito-de-los-cinco-venenos-blancos-ii.html