Entradas

Buff, pero cuanto tiempo sin publicar algo! Me tendréis que perdonar pero entre preparar el Taller de Tartas Veganas y otras movidas no he podido preparar una receta en condiciones, tengo muchas en el horno pero no acaban de salir 😛

Dicho esto, vamos a por la receta que os traigo hoy, el Pudding de Chía o Chia Pudding, un desayuno que se ha puesto muy de moda entre el sector healthy.

Vamos a ver antes los beneficios de esta estupenda semilla, la Chía 😉

Actualmente las semillas de chía están cobrando mucha importancia en la alimentación porque son uno de los alimentos más ricos en omega 3. Para que se asimile correctamente el omega 3 que contienen, las semillas se tienen que moler o masticar, siempre vigilando que no se calienten ya que sino estaríamos perdiendo esos ácidos grasos esenciales.

Beneficios de la Chía

Chía Pudding | ¡El postre perfecto!

 

Combate enfermedades cardiovasculares

El papel de la chía sobre las enfermedades cardiovasculares es debido a su contenido en ácidos grasos esencialesfibra soluble, y a su aporte de el calcio, magnesio, ácido fólico, antioxidantes y sustancias vegetales como el beta-sitosterol.

Comer diariamente chía supone un excelente aporte de omega 3, con propiedades antiinflamatorias, antiarrítmicas y antitrombóticas, que repercuten en una mejora de la salud cardiovascular.

Reduce el colesterol

Son muchos los estudios que demuestran que consumir alimentos ricos en fibra diariamente reducen el colesterol, como frutas, verduras y semillas. Una cucharadita de chía contiene 2 g de fibra, lo equivalente a 1 manzana grande. Espolvorear chía es una forma fácil, rápida y práctica para multiplicar por 2 el aporte en fibra de la dieta, por ejemplo en las ensaladas o en la receta que hoy nos ocupa 😉

En particular la fibra de la chía resulta muy interesante porque es un tipo de fibra mucilaginosa, que  tiene una alta capacidad para hidratarse para formar un gel que impide la absorción del colesterol. El beta-sitosterol también actúa en estos efectos contra el colesterol ya que también impide la absorción del colesterol ayudando a reducir sus niveles.

Ayuda contra enfermedades digestivas

Las semillas de chía ya se utilizaban en la antigüedad para los trastornos digestivos y para los tratamientos de la diarrea, gracias a sus propiedades laxantes. Estas propiedades se deben también a la fibra mucilaginosa.

Las propiedades de la fibra que contiene la chía tienen diferentes aplicaciones en las dolencias que pueden afectar al aparato digestivo:

Estreñimiento: La fibra al hidratarse forma un gel voluminoso, que presiona las paredes del tubo digestivo estimulando su peristaltismo (el movimiento de los intestinos), aumenta el bolo fecal y facilitando la evacuación. La chía es un alimento ideal para ayudar a prevenir y tratar el estreñimiento y las hemorroides. ( 1-2 cucharaditas de semillas de chía molidas con 1 vaso de agua, 1-2 veces al día)

Diarrea: Infusionar las semillas produce que su fibra soluble quede diluida en el agua. Luego se cuela y se administra a los enfermos para ayudar a solidificar las heces y frenar la diarrea. ( Infusión de 1 cucharada de chía por taza. Se recomienda añadir hierbas para  la diarrea)

Mejorar la microbiota o flora intestinal: Su fibra es altamente fermentable por las bacterias del colon ejerciendo un  efecto prebiótico.

Cáncer de colon: Aumentan el tránsito intestinal y evitan el estreñimiento y por lo tanto la formación de sustancias tóxicas y putrefacciones que podrían perjudicar la salud, como las nitrosaminas. Este es uno de los motivos por los que se explica que una dieta rica en fibra reduce el riesgo de cáncer de colon.

Acidez de estómago: El gel formado por la chía captura jugos gástricos y ayuda a reducir la acidez estomacal.

Ayuda para el hígado

Las semillas de chía resultan beneficiosas para el hígado tanto por sus grasas saludables omega 3 como por su contenido en fibra soluble, que ayuda a eliminar grasas, colesterol y tóxicos.

Una dieta rica en fibra ayuda a prevenir las piedras en la vesícula. Una dieta rica en fibra soluble también impide que se vuelva a absorber parte de los jugos biliares, que son ricos en colesterol. Por tanto, este suplemento de fibra se recomienda en personas que hayan sido operados de la vesícula biliar y para prevenir  cálculos en la vesícula biliar.

Control de la diabetes

El aporte en omega 3 es interesante para prevenir o mejorar las enfermedades cardiovasculares que suelen ir relacionadas con la diabetes y los problemas del exceso de azúcar, como el pie diabético y la mala circulación.

Para el control de la diabetes, la chía también ejerce una acción reguladora importante. La fibra mucilaginosa forma un gel acuoso que captura los azúcares y féculas de la comida produciendo que se absorban más despacio, evitando las hiperglucemias, aunque se debe acompañar de una dieta adecuada para la diabetes.

Por lo tanto, si añadimos 1 cucharadita de chía en los platos de ensalada, ensaladas de frutas, sandwich o en legumbres y cereales, la fibra ayudará a absorber más lentamente los azúcares de la comida.

Para deportistas

Esta lenta absorción puede ser beneficiosa en dietas para deportistas, pues estudios apuntan que los deportistas de resistencia se ven beneficiados por el consumo de chía debido a la regulación que ejerce su fibra sobre la absorción de los azúcares durante los 90 minutos de ejercicio.

 

Y ahora que ya sabemos más de esta increíble semilla, vamos a por la receta! 🙂

 


Chía Pudding

Tipo de receta: Postres y dulces
Tiempo de preparación: 15 mins. | Tiempo de nevera: 8-12 h.
Ración: 2 raciones

Ingredientes:

Para el pudding:

  • 100 g de Semillas de Chía
  • 250 ml de Leche de Coco
  • 4-5 Rodajas de Plátano

Chía Pudding | ¡El postre perfecto!

Para el sirope:

  • 70 g de Fresas
  • 30 g de Frambuesas
  • 5 Dátiles

Para el topping:

  • 4-5 Arándanos
  • 2-3 Hojitas de Menta

Chía Pudding | ¡El postre perfecto!

Pasos:

  1. Primero de todo, deberemos mezclar las semillas de chía con la leche de coco. Tendremos que remover bien durante unos minutos para evitar que ser formen grumos demasiado gruesos. Una vez tenemos la chía bien mezclada la dejaremos reposar unas horas. También podemos preparar el pudding la noche anterior y dejarlo reposar en la nevera para que esté listo por la mañana para desayunar 😉
  2. Para el sirope, batiremos todos los ingredientes hasta obtener una mezcla homogénea.
  3. Cortaremos 4-5 rodajas de plátano y las colocaremos en la base del recipiente que hayamos escogido, añadiremos el pudding de chía hasta que ocupe un poco más de la mitad del recipiente. Ahora, añadiremos el sirope por encima del pudding y acabaremos decorando con los arándanos y la menta. A disfrutar! 😀

Chía Pudding | ¡El postre perfecto!