Entradas

,

Hummus Verde | ¡Germinados al poder!

Ei ei ei! Que tal gente?? Vuelta a la rutina pero con un nuevo año por delante. Seguro que ya habéis hecho nuevos propósitos para este año que acabamos de empezar no? Claro que si! Es bueno ponerse metas y objetivos para estar motivado en la vida, sino mal vamos oiga!

Yo, entre los propósitos que me he hecho para este año están el de realizar un Taller de Tartas Saludables, un Taller de Quesos Veganos y realizar un ebook con unas recetillas para que lo podáis comprar a través de mi web! Casi nada eh :p

Pero bueno, volvamos al momento presente que es el que estamos viviendo ahora. Hoy os traigo, siguiendo con el tema de mi último artículo, un Hummus de Lentejas Germinadas que seguro que os va a sorprender por su color y sabor! 😉

Beneficios de las Lentejas Germinadas

Hummus de Lentejas Germinadas

Como ya comenté en el artículo anterior, comer germinados es incorporar energía a todas las células del cuerpo, favorecen la salud y alargan la vida. Son más nutritivos que las verduras, más digeribles que las frutas, más revitalizadores que las hortalizas; los germinados son un alimento natural y único que debemos incluir en la dieta para conseguir un estado de salud inmejorable.

Los germinados están predigeridos, con lo cual sus grasas, proteínas y carbohidratos se han simplificado en una forma que hace que nuestro cuerpo acceda a los nutrientes sin mayor dificultad, facilitándole esta función.

Además, mediante la germinación las vitaminas y minerales se incrementan a cifras tan increíbles como un 600%.
Por ejemplo, las lentejas sin germinar no tienen vitamina C, sin embargo, germinadas, son una de las mejores fuentes de esta vitamina.

Todos los germinados son grandes desintoxicantes y revitalizantes. Comer un puñado de germinado de brócoli por ejemplo, equivale a comer varios kilos de esta verdura en crudo!

Volviendo a las lentejas germinadas, estas contienen proteínas de primerísima calidad, de fácil asimilación,

Eso si, hay dos cosas que tenemos que tener en cuenta con los germinados de lentejas para aprovechar sus beneficios correctamente.

1. Su punto óptimo de germinación es antes de que saquen las hojas, cuando el tallo tiene el tamaño de la propia lenteja o un poco más. No debemos germinarlas más, ya que es en este punto cuando tienen su máximo beneficio nutricional.

2. Siempre las tenemos que triturar para consumirlas ya que aún germinadas son de difícil digestión. Así que lo mejor es que las utilicemos en un paté como este.

Ayuda en casos de anemia

Son una gran fuente de hierro, tienen más hierro que en su versión cocinada, y además traen consigo grandes dosis de vitamina C, lo que hace que el hierro que aportan sea asimilado por nuestro organismo, un ‘pack’ ideal para personas anémicas.

Retrasan el envejecimiento

Sus componentes permiten que las células del cuerpo se mantengan jóvenes durante más tiempo.

Aconsejables en situaciones de estrés

Ricas en proteínas, vitamina C y B1, hierro, cobre y zinc. Tonifican el cuerpo en épocas de agotamiento y fortalecen el sistema nervioso.

Recomendados para personas con el estómago delicado

Cargadas de enzimas que favorecen la digestión, ideal para las personas que se les inflama el abdomen al comer legumbres, y para adelgazar y mantener un peso equilibrado. Facilitan la digestión, activan la regeneración y desinflamación del aparato digestivo.

Para intestinos débiles

Mejoran el funcionamiento intestinal, alivian el estreñimiento, fortalecen el intestino y la flora intestinal, ayudan a eliminar gases y desechos. Favorecen los procesos de desintoxicación, depuración y eliminación de residuos.


Hummus de Lentejas Germinadas

Tipo de receta: Platos principales
Tiempo de germinación: 3-4 días | Tiempo de preparación: 10 mins
Ración: 2-3 personas

Ingredientes:

  • 100 g de Lentejas en seco
  • 80 g de Pipas de Girasol, activadas y deshidratadas
  • 100 ml de Aceite de Oliva
  • 1 c Spirulina
  • 1 c Sal
  • 1 c Comino molido
  • 1 c Curry
  • Ralladura de 1 Limón
  • Zumo de 1 Limón
  • 100 ml de Agua

Pasos:

  1. Primero de todo tendremos que germinar las Lentejas, para eso deberemos dejarlas en remojo durante una noche. A la mañana siguiente tiraremos el agua del remojo y las dejaremos en el bote de germinar boca abajo. Si no tenéis bote de germinar, podéis optar por colocarlas en un colador grande bien repartidas. Cada día las iremos remojando 2-3 veces, hasta que al 3-4 día ya veremos que les ha empezado a salir el rabito, será a partir de ese momento que podremos realizar la receta. Si las dejáis algunos días más no pasa nada.
  2. A la vez que hacemos germinar las lentejas, trabajaremos también con las Pipas de Girasol. Las dejaremos en remojo también una noche y a la mañana siguiente tiraremos el agua y las secaremos al Sol o en el deshidratador, si es vuestro caso.
  3. Una vez tenemos nuestras lentejas germinadas y nuestras pipas activadas, es el momento de realizar la receta. Añadiremos todos los ingredientes, menos el agua, a una batidora o procesador de alimentos y iremos añadiendo el agua poco a poco hasta obtener la textura deseada e voilà! Ya tenemos listo nuestro Hummus Verde para darnos energía a tope!

Espero que lo disfrutéis tanto como yo! Nos vemos en la próxima! 😉

Germinados, verdaderos Superalimentos

Eii! Como va eso?? Espero que bien! 🙂 Hoy os traigo un artículo sobre los Germinados y sus grandes beneficios, y es que a estos si que podemos llamarles Superalimentos con todas las letras! Sigue leyendo y ya lo verás 😉

Los germinados de semillas y granos nos aportan una gran variedad de beneficios nutricionales y son ideales para mantener unas condiciones de salud óptimas. Los germinados son uno de los mejores alimentos que podemos encontrar, aunque no son muy conocidos por la gran mayoría de gente, teniendo en cuenta los beneficios nutricionales que aportan a la salud, todos deberíamos incluirlos en nuestra dieta.

Los germinados se forman por el desarrollo del embrión de la semilla o grano en el proceso de convertirse en una planta adulta. Empieza cuando el embrión se hincha y la cubierta de la semilla se rompe. Para que este proceso tenga lugar y las semillas germinen hace falta que se den unas condiciones ideales de temperatura, oscuridad y humedad.

Muchas semillas y granos, a pesar de su potencial nutricional, no pueden ser ingeridas crudas sin ser sometidas a tratamiento previo. Esto es debido a los compuestos naturales que las protegen, como el ácido fítico y los inhibidores enzimáticos, que causan estragos en nuestro sistema digestivo. Son conocidos como antinutrientes.

El ácido fítico impide la absorción del calcio, el magnesio, el hierro, el cobre y el zinc en nuestro sistema digestivo, e inhibe las enzimas digestivas amilasa, tripsina y pepsina. Los inhibidores enzimáticos intervienen en la digestión haciendo que las enzimas digestivas se vean bloqueados, no pudiendo digerir ni absorber nutrientes de los alimentos. La germinación, inactiva y neutraliza los antinutrients, activa y multiplica los nutrientes como las vitaminas A, B y C, neutraliza los inhibidores enzimáticos y facilita el desarrollo de las enzimas digestivas.

Los germinados son verdaderos superaliments. Entre sus numerosos beneficios para la salud se incluyen presentar altos niveles de fibra dietética, puesto que aumenta el contenido y se hace más disponible; de vitaminas del complejo B, concretamente la germinación aumenta las vitaminas B2, B5, B6 y ácido fòlico; de enzimas digestivas; de antioxidantes, como la vitamina C, E, betacaroteno y ácido ferúlico. Aumenta la disponibilidad del fósforo, calcio, hierro, zinc y magnesio, y el contenido de ácidos grasos esenciales.

Con la germinación los granos y semillas se vuelven más fáciles de digerir y descomponer en sus nutrientes esenciales y se mejora la absorción. Si eres vegetariano, vegano o sencillamente quieres consumir más nutrientes y de mejor calidad, la germinación es tu opción! 😉